mañana es mi cumpleaños

En los últimos días cada vez que he dicho algo así como: ‘no me creo que ya vaya a cumplir 24 años’, siempre he recibido respuestas similares que se condensan en algo así como: ‘todavía eres muy joven’.

Hace dos años creía que no llegaría a los 23. Ahora suena tonto, lo sé. Pero hace uno tampoco creía que hoy estaría aquí. Casi se podría decir que adoro mi cumpleaños porque no suelo confiar tanto en mí misma. Qué ironía el destino y todo eso de los giros dramáticos de los acontecimientos.

Hoy, que todavía tengo 23 y sigo siendo demasiado joven, aunque todavía no sé muy bien para qué, quisiera contaros algunas cosas que he aprendido durante los últimos años.

Pertenezco, afortunadamente, a la generación millennial. Esto quiere decir que he crecido con internet y he visto las redes sociales evolucionar de msn a Facebook. También que tengo una carrera y pronto haré un máster. Que hablo varios idiomas y he vivido un par de años en el extranjero.

Pero esto, como buena millennial, claro, no me ha hecho feliz.

Mamá suele decirme que la felicidad que yo busco no existe. Que viviré pequeños momentos de alegría y que yo deberé ser la llama que prenda el combustible que me impulse a seguir adelante. Qué miedo, mamá, pienso. Qué difícil, mamá, le digo.

Soy parte de una generación de jóvenes que creció mientras todos nos decían que éramos especiales. Qué decepcionante fue descubrir que no lo somos. Pero qué calma entender que no pasa nada. Los sueños con los que crecimos caducaron antes de que pudiéramos cumplirlos, pero no hemos fracasado. Alguien dijo una vez que ‘hay que ir actualizando los sueños’ así que nosotras estamos inventando un futuro diferente.

Cuando echo la vista atrás pienso en las mujeres de mi vida. En ese vínculo místico que sólo se me ocurre comparar con la fraternidad de las brujas de antaño. Pienso que quienes fueron y son me hacen ser quien soy. Ellas me enseñaron a no tener miedo, a luchar por lo que creo y a no depender de opinión ni de amor ajeno. Soy muy afortunada. Lo sé porque estoy llena de vidas pasadas que laten en mí cuando la ansiedad me hace pequeñita, insignificante, minúscula, diminuta.

‘Tum tum’, ‘tum tum’. ‘Todavía no has terminado’.

En los últimos años he besado mucho más de lo que mi yo de los 15 podría esperar. Y he querido tanto como para terminar hecha añicos. Por eso ahora, a los 23 sé que el amor no duele. Nunca. Jamás. Que hay personas destinadas a entrar en tu vida y quedarse para siempre y otras que llegan de paso para enseñarte algo que aún no sabes. Y así es como debe ser la vida. Como una tormenta de verano. Un relámpago. El calor de un abrazo.

Mañana es mi cumpleaños.

En los últimos 5 años, cada vez que soplaba las velas siempre pedí lo mismo: volver a ver a alguien que se fue antes de que pudiera despedirme.

El resto, gasté todos mis deseos en lo único que siempre he ansiado que mueva mi vida: tener amor.

Hoy sé quien soy por quien está, por quien se fue y por quien aún no ha venido.

Mañana es mi cumpleaños y como no soy supersticiosa voy a confesaros mi deseo:

 

mañana voy a pedir seguir viviendo.

 

Un comentario sobre “mañana es mi cumpleaños

  1. Que linda!, me encantó. No pertenecezco a tu generación pero me parece maravilloso que puedas escribir tan claros tus sentimientos, eso también es amarse para mi yo de 38.

    Besos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s