Hoy no es tarde todavía

He estado pensando que nada es nunca realmente tan importante. Que la verdad es subjetiva. El cambio interno. La lucha inagotable. Los recursos se acaban. La guerra ya ha empezado. El planeta se asfixia. Las plantas se mueren. Matamos la fauna. Nos manifestamos por una cosa y otros por la contraria y rezamos a cualquiera que prometa más penitencia que paraíso. Y dejamos que las diferencias nos separen en lugar de unirnos, de ser familia de ser uno y comunicarnos hasta entendernos. De sobrevivir juntos y vivir siendo el menor daño posible. Mientras, la gente sigue muriendo y el sol celebra ya media vida y los polos se derriten y la tierra no es helado ni tan claro el azul como antes. Que si hace calor ya no es clima, es fiebre. Y mientras nos pesamos y medimos el ego. Y nos aguantamos los besos y los te quiero porque mejor mañana cuando ya no exista oportunidad y sea demasiado tarde para cambiar las cosas y hacer lo que no hicimos y deshacer los errores. Entonces, quizá entonces, alguien te lama el paladar y llores. ¿Lo entiendes? Que hoy no es tarde todavía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s