es konnte auch anders sein

Ayer descubrí que Mercedes Milá presenta ConvénZeme, un programa donde una persona va a recomendar un libro que le ha gustado y a decir otro que no. Pues bien, lo puse justo en el momento en el que un señor decía que no le había gustado nada En el camino de Jack Kerouac. Pensé: pero cómo se atreve a decir que odia ese libro blablabla. Luego pensé: Lara, no te pongas imbécil, pues al hombre no le gustó como a ti no te gusta Pío Baroja, ya está, no hay más. Claro, que Baroja es muy inaguantable, de verdad os lo digo que ni sé de qué va El árbol de la ciencia, pero a quién le importa.

El caso es que recordé que un día me hablaste de ese libro. Kerouac era otro gusto que compartíamos. Pensé si lo tendrías en tu mesilla de noche, creo que no. Recuerdo otro, tenía dibujos, no me acuerdo del nombre. Qué más da.

Ya sabes que necesito escribir todo lo que siento para entenderlo aunque la mayoría no lo verás nunca así que este blog será sólo una parte incompleta de lo que no me atrevo a confesar. Antes escribía siempre sobre mí, es curioso porque nunca tuve tanto que decir y ahora me parece que sólo he sido un ejercicio terapéutico venido a más. Supongo que por eso ahora escribo de todo lo demás:

de ti

de las cosas que no pasan

¿Sabes? Ni siquiera tengo el libro de Kerouac, me lo descargué pirata de internet y lo leí en el eBook. Para ser sincera tampoco estaría en mis libros de mesilla. ¿Lo entiendes? Yo ni siquiera tengo mesilla.

Un comentario sobre “es konnte auch anders sein

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s